martes, 16 de agosto de 2011

El Viaje.


Empecé a notar contracciones desde su interior, se convulsionaba y ahora casi gritaba. Comenzó un orgasmo prolongado, profundo, se clavaba contra mí y sentía los espasmos que partían de centro de su cuerpo... de su sexo... sentía su tacto interior, mientras trataba de poner la mente en blanco para aguantar un poco más...

lunes, 8 de agosto de 2011

Anhelo.


Se retorcía en el lecho, acariciando su vulva con una mano, mientras la otra apretaba sus pezones, duros como cerezas. Sus ojos entrecerrados, evocaban muchas imágenes eróticas que le subían mucho más sus grados. Los dedos se introducían en su coñito, retozando en medio de la jugosa carne. Sentía que desfallecía, y gemía de modo incontrolable. Su lengua acariciaba sus labios resecos, y sus dientes la mordisqueaban como deseando tener algo más grande y duro entre ellos...

miércoles, 3 de agosto de 2011

Pidiendo


Me lo pidió abriendo los brazos. Obedecí y me arrastre sobre Ella. Mi polla se situó en el lugar preciso como si en lugar de carne fuera metal siendo atraido por el imán que era su hendidura... su melosa suavidad me recibió envolviéndome con su calor, abrazando mi miembro, nos miramos fijamente mientras entraba y salía despacio, sus piernas se abrieron aún más para darme espacio. Presione contra ella hasta tocar fondo, ambos lanzamos sendos gemidos, me quede unos segundos disfrutando de su calor, ella se aferró a mis brazos como apremiando a mi cuerpo, mis labios bajaron hasta los de suyos... entonces empezó lo serio, mis caderas subían y bajaban a media velocidad, Ella ayudo moviendo las suyas, nuestros ritmos se igualaron haciendo la sensación aún más intensa... tome uno de sus pezones entre mis labios y me amamante bombeando sin parar...

martes, 2 de agosto de 2011

Intima


Con los dedos, acaricio sus labios, los aprieto suavemente y masajeo, y mi dedo medio busca su centro, juego con su calor, tiento su rajita... apenas rozo su clítoris... se estremece entre mis brazos y su piel se pone de gallina a pesar del calor reinante. Continuo acariciando mientras te apercibes que sonrío, pero esta vez, es una sonrisa pícara... caliente...  mi dedo empieza a hacer círculos en su botoncito, muy suaves y lentos. Las piernas dan pequeños espasmos y amenazan con no sostenerla... su sexo rebosa humedad y el placer la hace sonreír y temblar...

Caricias adicionales...


Mi eyaculación termino al disparar mi espeso quinto chorro. Pero Ella seguía lamiendo. Ya había aprendido que cualquier polla está muy sensible después de correrse y aún se puede dar mucho placer mamando con suavidad. Ahora su lengua me daba suave toques; apretaba dulcemente mientras subía y bajaba. Yo, sin controlar mis pequeños espasmos agradecidos, gemía con esas caricias adicionales...