miércoles, 3 de agosto de 2011

Pidiendo


Me lo pidió abriendo los brazos. Obedecí y me arrastre sobre Ella. Mi polla se situó en el lugar preciso como si en lugar de carne fuera metal siendo atraido por el imán que era su hendidura... su melosa suavidad me recibió envolviéndome con su calor, abrazando mi miembro, nos miramos fijamente mientras entraba y salía despacio, sus piernas se abrieron aún más para darme espacio. Presione contra ella hasta tocar fondo, ambos lanzamos sendos gemidos, me quede unos segundos disfrutando de su calor, ella se aferró a mis brazos como apremiando a mi cuerpo, mis labios bajaron hasta los de suyos... entonces empezó lo serio, mis caderas subían y bajaban a media velocidad, Ella ayudo moviendo las suyas, nuestros ritmos se igualaron haciendo la sensación aún más intensa... tome uno de sus pezones entre mis labios y me amamante bombeando sin parar...

1 comentario:

Anónimo dijo...

asi te deseo............