viernes, 30 de septiembre de 2011

Reflejos


Sin apenas fuerzas para mantenerte de pie, te dejaste caer en el suelo frente al mudo espejo sin dejar de mover tus caderas frenéticamente, frotando el pulsante clítoris contra tu mano... las imágenes de aquel encuentro tan lascivo que ahora evocas, se mezclaban con la realidad vaporosa, cuando entreabrías los ojos para mirarte en la superficie cristalina desnuda y complaciendote... tu propio reflejo provocaba en tu ser, cada vez más lujuria hasta que desde lo más profundo de tu sexo, una ola de placer te hizo temblar compulsivamente atravesando cuerpo y alma... que se contaría con cada marea de dulces orgasmos que sucesivamente se apoderaban de ti...

No hay comentarios: