jueves, 20 de octubre de 2011

Derroche


Fue escuchar mi profundo gemido... ese sonido tan morboso y un latigazo de placer subió por tu espalda hasta la nuca... no podías creer volver a correrte nuevamente... con la cara compungida... con el gesto desencajado... con la boca abierta tapando tus gemidos con los míos... el primer chorro te recorrió la cara de abajo arriba... el segundo hizo lo mismo, pero marcando a fuego la otra mejilla... de la barbilla a la frente subiendo por toda la cara, a cada impacto de mi simiente, gemías con más placer... las tres o cuatro explosiones siguientes mancharon tu cuello, pecho y torax... empapándote, enmarcando mi placer en tu cuerpo... calándote completamente con una violencia y una densidad pasmosa...

1 comentario:

Shang Yue dijo...

y relamer el final de esas corridas, tragarse lo que queda colgando de un hilo...

ufff, qué placer!