lunes, 3 de octubre de 2011

Distancia

Te seguía penetrando... lentamente... era el más absoluto de los paraísos... cada milímetro era un resoplido incontenible... las paredes de tu interior se abrían para mi... me acogían agradeciéndome cada ininterrumpido segundo del inmenso placer que te estaba obsequiando... Cada pequeño fragmento provocaba el dulce extasis más absoluto... cada centímetro era un grito... un alarido.. un ensordecedor rugido... nunca había tenido tantas ganas de follar... de que te follaran como en aquel momento...

No hay comentarios: