lunes, 17 de octubre de 2011

El Arte de la Dominación. La Importancia de un Contrato.

En síntesis es un acuerdo escrito redactado, firmado y consentido por dos partes, sumiso y Dominante. Las dos partes participan en la elaboración y redacción del mismo. Pero también hay excepciones. La base de un contrato es especificar los derechos y responsabilidades a que se comprometen ambas partes. En ellos se reflejan el tipo de contrato, duración, deberes, limites, castigos y obligaciones consentidas en la relación.

Tipos de Redacción.
Mutuo acuerdo.
Se redacta como se define, de mutuo acuerdo, expresando cada una de las partes todas las cuestiones que desee establecer.

Del Dominante.

En estos casos el Dominante es quien prepara el contrato, lo redacta y presenta a su ser sumiso para su aceptación. Esto suele darse en casos de Dominantes con experiencia que por su grado de dominación no aceptan condiciones mínimas por debajo de las contempladas en el contrato. También puede darse en casos de Dominantes que aceptan seres sumisos para su adiestramiento. NO hace falta decir que los seres sumisos pueden o no aceptar su firma y aceptación.

Del ser sumiso.

No es nada extraño que un ser sumiso como muestra de entrega redacte y elabore un contrato de sumisión como regalo a su Dominante, en estos casos los seres sumisos suelen tener muy en cuenta los gustos, preferencias y necesidades de su Dominante mas que los suyos propios.

¿Que se pretende con un contrato?

Lo mas importante es un tipo de vinculación mas fuerte que las palabras. Como en todas las relaciones BDSM los limites son una parte importante del disfrute y éxito de las mismas. En los contratos quedan reflejados los mismos, así como castigos, obligaciones, disciplinas, tiempos, formas y maneras de la entrega.

¿Es legal un contrato?

Los contratos de BDSM son en realidad simples acuerdos privados entre seres sumisos y su Dominante, no tienen ningún valor legal ni vinculante. En contra de lo que pueda parecer si son importantes entre los practicantes de BDSM y forman parte de los rituales de formalización de la relación.

¿Se puede terminar un contrato cuando una de las dos partes lo desee?

Sobre las leyendas de que estos contratos no se pueden romper sin permiso o aceptación del Dominante no son ciertas, un ser sumiso siempre puede recuperar su libertad en cuanto desee. Si el Dominante actuara en contra de esa petición de libertad incurriría en acciones ilegales y penadas por las legislaciones de cualquier país. Hemos de recordar el lema que prevalece sobre todas las reglas, contratos o entregas, Sano, Seguro y Consensuado. Es decir que se estaría rompiendo la base principal que es consensuado, consentido. Por ello siempre, sin ningún tipo de excusa, un ser sumiso puede recuperar su libertad con solo solicitarla formalmente como en su día solicitó que el Dominante lo aceptara como ser sumiso.

¿Tiene duración un contrato?

El mismo que tiene la relación que las dos personas implicadas mantienen dicha relación. Lo mas usual es hacer revisiones de los mismos cada cierto tiempo por el avance de las relaciones en si. Es una bella manera de plasmar los progresos que se van alcanzando. Y si, también pueden tener una duración especifica si así una de las partes lo desea, de esta manera pueden ir renovándose los votos de devoción que se expresan en ellos.

¿Porque tienen importancia?

Si no son legales, se pueden romper y el tiempo no es tan importante entonces ¿porque se le considera importante?. Se considera importante mas por razones de reafirmación que por ser propiamente un contrato. Sirve como recordatorio de las sesiones que pueden realizarse, de poder esgrimir tanto el ser sumiso como el Dominante de lo que puede hacer o no puede hacer. Una afirmación practica de los limites consentidos. Es una manera de no llevarse a desengaños, practicas abusivas, desilusiones y frustraciones de lo que se esperaba de la propia relación BDSM. Y sobre todo, porque como en todas las practicas del BDSM es un acuerdo entre dos personas que lo practican dándosele un sentido mas formal y de mas compromiso.

¿Que tipo de contratos existen?

Básicamente existen tantos tipos de contratos como relaciones se puedan dar, puesto que son particulares de cada relación. Las diferencias básicas entre los contratos vienen dados por tres factores, si es de sumisión, de esclavitud o de adiestramiento.

Sumisión.

Son los mas frecuentes en las relaciones entre Dominantes y seres sumisos.

Esclavitud.

Estos contratos suelen ser aceptados por los seres sumisos que han alcanzado el grado de sumisión total. Es decir la esclavitud, el abandono absoluto al control del Dominante en todas, absolutamente todas las facetas de su vida.

Adiestramiento.

Estos contratos son redactados por los Dominantes para los seres sumisos que sin existir ninguna relación vinculante son adiestrados por ellos.

¿Debo firmar y aceptar un contrato?

Esta es una cuestión que debe responderse en cada caso particular. Si no se redacta ninguno, no es ningún problema, si se acepta uno, tampoco lo es. Pero para los amantes de los rituales, dogmas y parafernalias del BDSM es una cuestión primordial, necesaria y obligatoria. De la misma manera que se lleva un collar en una sesión y se valora, también se valora la posesión de un contrato. Incluso sirve de fetiche, excita y compromete mas a ambas partes. Es una mas de las acciones que reafirman a los practicantes del BDSM en sus vidas.

No hay comentarios: