martes, 25 de octubre de 2011

Esclava


Oiste los caracteristicos quejidos de unos pasos subiendo las escaleras... tu corazón se aceleró de inmediato al escuchar que giraba la perilla de la puerta y la abría, para entrar al cuarto e inmediatamente cerrarla tras de mí... arrodillada tal y como te hube pedido, te erguiste y pudiste sentir cómo resbalaban unas gotas de sudor entre tus pechos, bajando por el ombligo y perdiéndose entre el calor de tus muslos, evaporandolas inmediatamente... percibiendose el aroma salado de tu deseo... Tus pezones se endurecieron,  sobresaliendo desafiantes... al escuchar... al sentir que me aproximaba a tí... completamente en silencio ensordecedor... me situo frente a tí y escuchaste el leve sonido del cierre de mi pantalón al bajarlo... el saber que ahí estabas... desnuda... esposada... completamente a mi merced... elevó tu excitación golpeando en tu cerebro como un martillo en el yunque... ni siquiera me conocías... nunca habías visto mi rostro... Jamás habías escuchado mi voz... Y sin embargo estabas arrodillada ante un completo extraño y ofreciéndote como mi esclava...

1 comentario:

Lilia.... dijo...

eres tu mi AMO, eres tu mi SEÑOR.......
Liliana ♥