martes, 8 de noviembre de 2011

Hambriento


Al cogerla la cara con la firmeza bruta de mi mano y apretar su mentón con fuerza... penetrandola muy despacio sin dejar de mirarla a sus ojos temerosos y apremiantes.

- Dímelo...

- Gracias...

- ¿Por qué?

- Por follarme...-Gimió al sentir mi verga hambrienta toda dentro de ella- Por follarme... -Repitió tragando saliva entregada...

No hay comentarios: