miércoles, 28 de diciembre de 2011

La Doma


Domame hasta caer de rodillas. Quiero adorarte. Lamer tus pies, tus manos, entre los murmullos de tu éxtasis. Atrapa esta rebeldia de adolescente, que has despertado en mi cuerpo. Hazla tuya; quiero marear mi inocencia, depravarte el pensamiento; quiero romperme en mil pedazos, gritar de desconsuelo, cuando mi vientre no anide en lo mas profundo de tu sentimiento. Arropame y arruya mis gemidos provocados por tus dedos. Sacia mi incontrolable sed de ninfómana que atormenta la agonía de mi piel. Impon tu cruel sadismo en los orificios de mi alma, y dejame caer a las catacumbas de tu extraña forma de dar placer.

Letras de y agradecimientos para @Anaconda692.

domingo, 25 de diciembre de 2011

El Arte de contar Cuentos. Velas henchidas de lágrimas.


El capitán del barco miro a la mujer de arriba a abajo. El viaje
habia merecido la pena, pero esperaba una respuesta de ella:

"Si subes a ese barco, volveras a llevar un collar"- dijo mirando
los oscuros ojos de la chica.

Ella temblo otra vez. La pasarela se extendia a ella, como un corto
camino hacia la esclavitud. Al otro lado de la pasarela, sabia que
le esperaba su antigua vida. Esa vida de la que fue excluida cuando
su Amo asi lo decidió, sin recibir nunca demasiadas explicaciones.
Ella tampoco las pidio. Si su Amo ya no la deseaba, que podia hacer ?
El jamas la habia abandonado, ni aun cuando le nego el collar.
Siempre se mantuvo en contacto con ella. Ella tuvo que intentar
olvidarlo, quiso olvidarlo, pues el dolor de no sentirse importante
para el, la devoraba como una bestia cruel, desde dentro. Tuvo que
aprender a vivir sin la calidez de su collar. Tuvo que aprender a
despertar en libertad, y a sufrirla a veces. Ahora...era deseada por
muchos, y ella lo sabia. Pero, sus deseos eran privados. Nadie
conocia bien que huecos trataba de llenar, ni de que. Volvio a mirar
la pasarela, con un extraño sentimiento al cual no supo poner
nombre. Por que ahora ? Por que fui abandonada...? Ahora no soy la
misma, fui excluida de el...

El capitán del barco, observaba a la mujer temblar. Encogiendo los
hombros, le dijo que las respuestas estaban al otro lado. Pero que
el tenia orden de partir en el ocaso. Viajarian toda la noche hasta
su destino, con o sin ella.

Desde la balconada de sus aposentos, la muchacha miraba el barco
fondeado en el puerto. La actividad de los marinos, que lo
aprovisionaban, las esclavas que en hilera, caminaban hacia otros
barcos, donde serian llevadas a lejanas tierras. Sentia cosas
inexplicables que la hacian llorar en ese momento. Sus lagrimas
pugnaban por deslizarse mejilla abajo, hasta caer, mojando sus
desnudos pies. Vio entre lagrimas como el barco desplegaba sus
velas. Vio entre lagrimas, como estas, se henchian...

Texto de Master Sumun.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Baila para mí

No pudiste evitarlo, gimiste de placer; tus ansias de perra en celo te volvían a traicionar una vez más... chupaba tu lengua... mordía tus labios... te embestía respirando con fuerza inusitada sobre tí... solté tus muñecas del cabecero de ese lecho, hoy desconocido para los dos, con una mano y de un movimiento te levanté hacía mí... Sentado te coloqué, pegandote a mi ser, queriéndote fusionar para siempre, y sujetando con fuerza tu cintura vuelvo a hundirme en ese coñito, recibiéndome apremiante y abierto... te mantengo quieta... nuestras lenguas vuelven a danzar... hago levantarte y bombear sobre mí...

- Baila dulce niña- Te ordeno en un susurro que resuena a fuego, entre los quejidos de placer de la loba poseida.

Oírte gemir sobre mí... notar tus caderas balancearse al ritmo de mis embestidas... tu melena ocultando el rostro desfigurado por la lascivia sinuosa y maldecida... tus pechos meciéndose, atrapados por el influjo de mis labios... un golpe de placer invadió tu espalda, subió por tu columna y perforó tu cerebro al mismo tiempo que tiraba de tu cuello pegando tu pecho al mio...

- Vamos, mi putita- mi voz, profunda y ronca, hace que las orbitas de tus ojos amenacen con estallar entre temblores incontrolados del deseo apunto de ser satisfecho- Eso es… así… no dejes de moverte... baila para mí

lunes, 19 de diciembre de 2011

Rasgos correctos de un buen Dominante.

Es imposible que todos los Dominos lleguen a tener todos estos rasgos. Sin embargo, estos reflejan con mucha aproximación quienes están dentro de lo que puede considerarse un Amo deseable y verdadero.

- Aceptación. Aceptación del valor de uno mismo, sus necesidades, deseos y de lo que se posee en el alma. Aceptación de sus limitaciones y de las del esclavo que está a su cargo. La capacidad de aceptar estar otro ser humano, incluyendo sus defectos, y de aceptar especialmente sus propios defectos. Aceptando ser un Amo del esclavo y a no avergonzarlo o intimidarlo por las propias necesidades, y ser feliz en poseerlo.

- Comunicación. La capacidad de hablar y de discutir libremente las cosas, es una parte integral de cualquier relación. Esto es esencial dentro de la relación entre un Domino y un sumiso. Un Amo debe tener las habilidades para comunicar sus necesidades, los deseos, miedos, pensamientos, límites, o cualquier otra cosa que pueda ocurrir. La capacidad de hablar también con la honradez y la verdad del Señor. Una vez que la comunicación esté abierta, debe seguir siendo de esta forma. No comunicarse, es ponerse en peligro a si mismo y a su sumiso, física y emocionalmente.

- Comprensión. La capacidad de ver y procurarlo por lo menos, para entender los aspectos emocionales del psíquico de su esclavo. Entender y estar enterados de la multiplicidad de ediciones dentro de la realidad que puede afectar un sumiso física, emocional, y mentalmente. Para poder aplicar esa comprensión a muchas situaciones que se presentan dentro de la vida diaria que puede evitar que su esclavo no le sirva en la mejor de sus capacidades. Usar la comprensión sabiamente para no ser rechazado en los momentos adecuados, apoyándolo durante épocas de la tensión, demuestra que usted es un Amo comprensivo. La relación entre un Domino y un sumiso son humanos también. Sin comprensión no eres un Domino, solamente sádico.

- Cortesía. La cortesía es la capacidad de demostrar maneras apropiadas que se agradecen y satisfacen. Dirigirse a alguien con un tono respetuoso de la voz. Un Amo debe demostrar siempre cortesía a su sumiso y a otros sumisos con quien pueda relacionarse. Por ser Domino, no te da el derecho de ser grosero o cruel. También incluye cortesía hacia otros Amos.

- Tolerancia. La elegancia en que un Domino se presenta es importante y un rasgo deseable de la personalidad que muchos sumisos prefieren. La manera que un Amo ordena, su estilo del juego, no importa cómo gráfico, pero si lo que representa con estilo y tolerancia. Las acciones no deben parecer vacilantes, sin estilo, ni creando confusión. Si se carece de esa capacidad inherente, el ser Dominante debe estar dispuesto a aprender y a crecer en esta área.

- Sumisión. Aunque parezca contradictorio, es uno de los rasgos esenciales. Es la capacidad natural e inherente de ordenar. Para ejercer el control de una manera respetuosa, inteligente y humilde. La fuerza del carácter que permite que ejerza el control necesario en una relación del intercambio de poder. La capacidad de cuidar y dar bienestar a otra persona.

- Honradez. Es la capacidad de hablar claramente, de ser abierta y veraz sobre lo que dice. Un Amo no oculta sus emociones, miedos, límites, fantasías, ideas, pensamientos, etc. La honradez es la base de la confianza, sin ella allí no existe confianza. Y sin confianza no hay relación verdadera. Un Amo es honesto, no miente, ni procura engañar. Alguien creíble y veraz cuando habla. Lo más importante, un Domino es honesto sobre su nivel de experiencia, mentir es poner en peligro la vida del sumiso.

- Humildad. Humildad es la capacidad de ver las debilidades, Para verse como persona, no solo un Amo. Para ver que en realidad las necesidades se deben poner a un lado, a vece,s para el mejorar la relación. Un Amo sabe que incurrirá en equivocaciones, de que no es perfecto. Un Amo está siempre abierto a aprender nuevas cosas, ganando nuevas experiencias, y no creer el "ya lo se todo". Esto trae peligro y riesgo. Ese peligro hará que arriesgue la vida del sumiso, olvidando su obligación de cuidarlo. El riesgo es una acción totalmente egoísta. Un Amo que constantemente arriesga en los juegos con su esclavo puede perderlo y pierde el respeto de los demás. La carencia de las demostraciones de riesgo y falta de humildad puede también enmascarar un sentido pobre de la autoestima o de una persona abusiva usando esta forma de vida para ocultar su naturaleza abusiva.

- Inteligencia. Es la capacidad de aprender la manera apropiada de jugar con los "juguetes" que tiene para las sesiones antes de usarlos en otra persona. La buena voluntad y la capacidad de investigar en aprender sobre BDSM por sí mismo. La capacidad de aprender con su sumiso sin obligarlo por su rol dominante. El Domino debe tomarse el tiempo necesario para comprobar y controlar tanto las sensaciones psicológicas de la dominación, junto con algunos aspectos psicológicos básicos del sumiso. No hay nada más vergonzoso que ver a un Amo ignorante intentar utilizar la humillación como herramienta de la dominación. La humillación es un hito difícil de usar, requiere madurez, inteligencia, y habilidad.

- Lealtad. Este es un rasgo muy importante en un Amo. Es la capacidad de mantener su honor personal y conseguir una relación satisfactoria entre el Amo y sumiso. La deslealtad es un rasgo muy poco atractivo en un Amo, y peligroso para el bienestar emocional del esclavo que lo sirve.

- Paciencia. Un Domino tiene paciencia. La capacidad de esperar las acciones. Esto no significa que tiene que ser flojo o suave, pero que toma el tiempo apropiado antes de tomar las acciones apropiadas. Es también la capacidad de esperar a controlar ciertas disciplinas antes de usarlas. Para realizar las acciones que toman tiempo a un esclavo en aprenderlas y poderlas entregar y realizar, y tener paciencia para enseñar al siervo lo que el Amo prefiere.

- Orgullo. Enorgullecerse es la capacidad de saber sus capacidades, y realizar las que son solamente de una buena persona, de un buen Domino. El orgullo es la capacidad de reconocer sus propias fuerzas. Esto no significa que deba estancarse y no tener nuevas ideas, ni significa que debe ser inconsciente de sus errores, o de las debilidades, ni que tenga un falso ego. La arrogancia, o el falso orgullo, pueden ser mortales. El falso orgullo enmascara generalmente las inseguridades que pueden ser una amenaza para la vida del sumiso.

- Respeto. Un Domino demostrará respecto siempre, hasta que el sumiso pruebe que él es indigno de tal respecto. Un amo irrespetuoso no se gana el respeto de los demás, sean estos Dominantes o no. Respetando a otros, se gana el respeto a si mismo por parte de los demás.

- Amor propio. Valorar los propios principios y respetar los límites. El riesgo no suele gustar al sumiso. La autoestima es una necesidad para un Amo. La carencia de ella puede causar un serio daño a la psiquis del ser que te sirve. Esto, sin embargo, no significa que se deba actuar como si uno fuese el regalo del universo a la dominación o al BDSM.

- Servicio. Un Domino es servido por su sumiso por y con su dominación. Ser inteligente al aplicar la naturaleza dominante, y resolviendo las necesidades físicas y emocionales del sumiso, el Amo se sirve mutuamente del esclavo. Un Amo sabe que sin un sumiso, no hay Amo. Recibir la sumisión es un regalo precioso. El Domino por lo tanto agradecerá ese regalo, y hará todo lo posible para mantenerlo y para no abusar de él. Ésta es la llave del intercambio de poderes.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Penitencia

Mi dulce niña, he pasado muchos momentos delante de tu oscuro lecho observándote soñar... buscar... anhelar... entre las sabanas que intentan ocultarte de mi mirada... sin exito... he hecho mío cada centímetro de tu piel en un fluir hipnotico, mas propio de aguas calmadas que de torbellinos rasgados, con el fin de formar un mapa tuyo en mi mente... he pasado largas horas sentado en la butaca de tu habitación, en aquella pequeña esquina, que inconsciente has reservado para que mi presencia se sienta comoda y acogida... asaltando tu intimidad, sin apenas moverme, con la única necesidad de observarte y relamerme... podría haberte usado, forzado otra vez, como la primera noche que te hice mía... la satisfaccion de tus deseos, siempre van a tener el precio que yo marque.... pero todo tiene un proceso que algún día conseguirás entender... mi bella y dulce niña, que duerme angustiada por sus propios pensamientos y pesares, y que a veces, algunas veces, dice mi nombre entre laconicos susurros que se escapan involuntariamente de tus labios... ¿o es un acto consentido? ... tu penitencia es mi regalo más preciado y hermoso... tu voluntad y toda tú... mía...

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Pasiones

No se como comenzó todo. Solo que estaba llena de sensaciones salvajes.
La noche, mi cómplice...Tú, en tu preciosa alcoba desnudo entre lujuriosos y finos lienzos blancos. Estabas lleno de pasión esperándome y en la oscuridad y solo con el reflejo de los cuerpos, se encendió la vela del deseo...y sus gotas, una a una me hacian advertir la posesión de tus ganas. Y frotamos piel con piel,
tu cuerpo me reclamaba y desesperada te pedi, te tumbaras desnudo y quieto en la cama....
Yo, como gata cariñosa y desbocada, con las riendas sueltas de la lujuria y la pasión incontrolada, me di cuenta que mi sexo te necesitaba, ¡y por ti fui sumisa!...y esa noche ¡tú esclava!... y no podía hablar, algo muy adentro lo impedía, ¡aquél
placer de tus manos!, ¡el aroma que impregnabas!, cuando tu tacto recorría mi piel...y te sentí mio ...¡sólo mío! ¡Insaciablemente mio!...ante ti estaba desnuda de sentimientos y palabras... y tú mi cuerpo recorrías y mis labios fogosos te necesitaban
La humedad de tu varonil y sudoroso cuerpo, olía a sensual hierba fresca y mojada.
Eras frondoso prado de placer insaciable. Tú con los ojos cerrados mi nombre susurrabas y nos fundimos en jadeos, sin prisas y sin pausas. Y sentí fuego en mi boca, ¡el torrente de tus genes me quemaba! y desperté abrazada a ti, tras apocalíptica batalla o naufraga perdída en mar de olas en calma
Me enlacé a tu espalda que terminaba en preciosas montañas. Que mi fiel, sudorosa y desbocada pasión quería sigilosamente trepar y hablamos con lenguas entrelazadas de nuestros pecados. Tú, celosamente quieto, relajado y deseoso, mis fantasías querías cumplir.

Mientras susurrabas yo pastoreaba tu dulce cuerpo y, tomé aquel pañuelo de seda que un día me regalaras...y jugamos a la pasión. Mis ojos cubrí sutilmente...y con susurros casi imperceptibles, te repetía ¡átame!¡átame!...y tú mis manos atabas al cabezal de la cama y las tuyas a mi cuerpo, muy suavemente rozabas
Te deje disfrutar de todo mi ser, yo entonces, era el húmedo prado encantado y las gotas de la vela del deseo caían una a una.

Yo, cuál manantial...me llenaba de lunares rojos como frutas de pasión, y seguía sedienta, sudorosa y agotada y bebí de nuevo, si..bebí de tu fresca fuente del deseo ¡y quería hacerlo hasta el alba!. ¡Solo recuerdo que pedías que contara, uno, dos, tres, cuatro...y las gracias mil veces te daba...cinco, seis...y mi piel erizada más te necesitaba...siete, ocho, ¡gracias! ¡gracias!...
Creo que de tanto placer perdí el sentido. Solo me recuerdo a ti abrazada, me levanté de la cama con la llegada de la aurora. Dejé un dulce beso a centímetros de tu boca, no quería que despertaras. ¡Te amo! ¡te amo!, ¡te amo con locura! pronto a ti regresaré, guarda celosamente el pañuelo de seda y cuando regrese ¡por favor, de nuevo atame!

Letra de y agradecimientos para: @LilitaAll.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Mi recuerdo en tí


No pudiste reprimir un gemido ahogado cuando, mientras te tocabas, notaste mi lengua dentro de , jugando con tu sexo, follandote con la boca... te volviste loca por momentos y, esta vez, suplicaste no parara... notaste como tus fluidos y mi saliva te empapaban... te gustaba... te gustaba lo que era capaz de hacerte y tu rubor delataba y provocaba más espasmos de placer, teniendo mi musculo rosado dentro de tu coño moviéndose con destreza... tus caderas se convulsionaban, y mi lengua sube... tortuosa... lamiendo el pubis...el estomago... los pechos... tenías el vestido enroscado casi en la garganta y no dejaba de comerte cada parte de tu cuerpo... entonces me desprendo el cinturón del pantalón y bajando la bragueta saco mi verga... palpitante... libre para tomarte... ansiosa por probar lo que he estado saboreando con calculada delicadeza... en ese momento te oíste a ti misma suplicarme que te follara... mirándote con aquellos ojos depravados que solamente sabes provocar, empiezo a penetrarte muy lentamente...