sábado, 31 de marzo de 2012

Notándolo


Notar el latido del corazón en su coño... en su culo... en sus caderas marcadas y doloridas... notar la sensibilidad traicionera de un orgasmo envolvente y enriquecedor; y verla intentar recuperar el aliento sin exito... notar como mi simiente, cálida y pastosa, ahoga sus entrañas y todavía temblar por ello... notar su mano rodeando y sacando mi verga... despacio... candecioso... de su coño enrojecido provocando un gesto de placentera incomodidad, sólo por sentir el exquisito roce de mi piel entre sus cavernosas paredes... sólo por disfrutarlo un segundo eterno más... sólo antes de desfallecer sobre las asfixiantes sábanas...